Llega el CIO de la AGE: Dirección de Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones de la AGE


Foto ilustrativa CIOEn el BOE de ayer se publicó un Real Decreto que, con 3 páginas, puede cambiar la Administración. Se trata del Real Decreto 695/2013, de 20 de septiembre. El objeto de este Real Decreto es crear la Dirección de Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones de la Administración General del Estado. Este órgano tiene rango de Subsecretaría y forma parte de la estructura del Ministerio de Presidencia, aunque depende funcionalmente de los Ministros de la Presidencia y de Hacienda y Administraciones Públicas.

La creación de este órgano se produce a raíz del informe CORA, con el objeto de romper el modelo de organización “en isla”, evolucionando hacia un modelo más centralizado en la prestación de ciertos servicios horizontales. Algunas curiosidades de este órgano son: Leer más de esta entrada

Anuncios

Nueva Ley de Derechos de los Ciudadanos en sus relaciones con la Administración (Castilla y León)


[tweetmeme source=”jjgarciab” only_single=false]

El 26 de abril de 2010 se publicó en el BOE la Ley 2/2010, de 11 de marzo, de Derechos de los Ciudadanos en sus relaciones con la Administración de la Comunidad de Castilla y León y de Gestión Pública (se publicó previamente en el BOCL de 22 de marzo). Me ha sorprendido ver que apenas hay comentarios en la blogosfera al respecto, y los pocos que he podido encontrar se limitan a mencionar la existencia de la Ley, sin entrar a valorar su contenido.

Mi primera impresión sobre esta Ley, tras una lectura rápida de la exposición de motivos, fue muy positiva, me pareció muy ambiciosa, hasta el punto de plantearme la conveniencia de aprobar una Ley similar en todas las Comunidades Autónomas. Sin embargo, tras leer el articulado me he llevado una gran decepción, y lo explicaré más adelante.

Leer más de esta entrada

Impresiones sobre TECNIMAP 2010


[tweetmeme source=”jjgarciab” only_single=false]

Esta semana he estado en Zaragoza, en el evento más importante a nivel nacional sobre el empleo de tecnologías de la información en las administraciones públicas, TECNIMAP. De los 4 TECNIMAPs a los que he asistido, este me ha parecido, con diferencia, el más interesante y de mayor nivel, en cuanto a la calidad y temática de las ponencias. Se ha hablado, y mucho, sobre administración electrónica y sobre la ley 11/2007 y sus normas de desarrollo. Pero también se ha hablado sobre el nuevo paradigma en la relación de la administración con los ciudadanos, sobre gobierno abierto, sobre reutilización de información pública y sobre la utilización de las herramientas de la web 2.0 para establecer canales bidireccionales de comunicación con la ciudadanía. Precisamente sobre este último aspecto trató la mesa redonda que, con diferencia, me pareció más interesante y mejor preparada. Esta mesa redonda se celebró el jueves por la tarde, en el auditorio (la sala más grande que se ha usado en esta edición del congreso) y hablaré sobre ella en detalle en un próximo artículo.

Quizá el aspecto menos satisfactorio de esta edición de TECNIMAP ha sido la inexistencia (o el no funcionamiento) de una red inalámbrica que proporcionara conexión a Internet. Creo que hoy en día es un aspecto imprescindible en un congreso de estas características. Por el contrario, se ha hecho un uso bastante significativo de twitter, con actualizaciones constantes e institucionales de lo que estaba ocurriendo en cada sala. Aunque hubiera sido deseable disponer de conexión inalámbrica a Internet, para facilitar a los asistentes a cada sala la realización de actualizaciones, que sin duda hubieran mejorado la calidad del contenido publicado. Las actualizaciones que se han hecho se las ha pagado cada uno de su bolsillo o, mucho peor, del bolsillo de la administración. Es absurdo que en un congreso al que asisten miles de funcionarios tengamos a varios centenares de ellos conectando a Internet con conexiones UMTS pagadas por la administración, con lo sencillo que hubiera sido montar una red wifi a un coste muy inferior.

Este congreso nos va a dar, para bien, mucho trabajo en los próximos años. En tres días hemos podido compartir ideas, experiencias y casos de éxito. La cantidad de conocimiento que se ha compartido en este congreso es apabullante, con 5, 6 o incluso más salas funcionando simultáneamente, cada una tratando temas diferentes y, la gran mayoría de ellos, de gran interés. Ha sido materialmente imposible, para mí y seguro que para muchos compañeros, asistir a todas las ponencias que tenían interés, afortunadamente las transparencias de las presentaciones están en Internet, y confío en que los vídeos también lo estén. Nos llevará mucho tiempo procesar toda esta información para convertirla en conocimiento útil, pero estoy encantado de poder contar con una base de conocimiento tan amplia, y libremente disponible en Internet.

En los próximos artículos expondré mis impresiones sobre las distintas mesas redondas y comunicaciones a las que he asistido.

El potencial de la tecnología para cambiar la administración


[tweetmeme source=”jjgarciab” only_single=false]

En los últimos años se habla mucho de la administración electrónica, como una herramienta para agilizar el funcionamiento de la administración, reducir los plazos de tramitación de los procedimientos y mejorar el servicio público.

Estoy de acuerdo en que la tecnología sirve para hacer todo eso, pero estoy convencido de que puede llegar mucho más allá. La administración electrónica, como herramienta, es sólo el primer paso. Mediante ella se puede conseguir que los procesos de la administración sean ágiles, repetibles y auditables. Además, poco a poco, se puede hacer que sean automáticos, y que no sea necesaria la intervención humana para hacer las operaciones más habituales. Es algo que, en el sector privado, ya se ha conseguido, la banca electrónica es un claro ejemplo. Hacer una transferencia, hace unos años, requería la intervención de empleados tanto del banco emisor como del banco receptor. Ahora la solicita el usuario por Internet, y automáticamente (en un plazo que varía según los bancos) el dinero llega a la cuenta de destino, sin que nadie de ninguno de los dos bancos se entere siquiera.

Los procesos automáticos permitirán que las personas que trabajan en la administración se dediquen a tareas de mayor valor añadido, como la definición y aplicación de políticas mejores, la simplificación de los procedimientos, o la inspección de actividades irregulares.

El segundo factor clave es la información. Con procesos manuales, es difícil obtener información estadística fiable. ¿cuántos expedientes se han tramitado en un departamento? ¿cuántos ha hecho cada persona? ¿cuánto dinero se ha pagado a empresas del sector de la construcción? ¿cuánto a cada una de ellas? Obtener esta información con procesos manuales es muy costoso, pero lo peor es que la información que se obtiene no es fiable y que siempre queda algún dato que no se puede averiguar. ¿cuántos casos habrá en que ese dinero acaba en el bolsillo de alguien, sin que nunca se sepa dónde fue?

La utilización de la tecnología proporciona cantidades enormes de información, con un alto grado de fiabilidad (es mucho más difícil que se pierda un papel) y con una gran capacidad de tratamiento de dicha información, permitiendo la extracción rápida de conocimiento. Además, la tecnología permite distribuir la información a un número mucho mayor de personas, con lo que se puede aplicar la ley de Linus: “dado un número suficientemente elevado de ojos, todos los errores se convierten en obvios” (esta regla se pensó para el desarrollo de software, pero se puede aplicar de forma análoga al análisis de información). Para que la regla sea aplicable, y para que realmente se detecten y corrijan los casos de fraude y abuso de poder, conviene que la información pública se distribuya abiertamente, y en formatos que permitan su tratamiento automatizado, a toda la ciudadanía.

Estos dos factores (automatización de procesos, y publicación de la información), provocarán un gran cambio en el funcionamiento de la administración, mejorando la transparencia, reduciendo la corrupción y el fraude, optimizando los recursos, aumentando notablemente la calidad del servicio y reduciendo los costos de funcionamiento. La tecnología ya permite hacer todo esto, sólo hace falta aplicarla correctamente, y cambiar la organización y forma de funcionar de la administración para adaptarla a esta nueva realidad

Saludo


[tweetmeme source=”jjgarciab” only_single=false]

Desde siempre me han interesado las formas de organización de la sociedad y la política, entendida como ciencia más que desde el punto de vista de las opiniones de las diferentes facciones o grupos políticos. Este interés se concretó, desde que soy funcionario, en un interés por la organización de la Administración Pública, y especialmente, por deformación profesional, por la Administración electrónica. Desde hace un año me dedico laboralmente y de forma intensiva a la Administración electrónica, y esta dedicación me ha hecho profundizar mucho en el conocimiento de la Administración y de los cambios que se están produciendo en ella, y a los que frecuentemente se alude como Administración 2.0 o Gobierno Abierto (término que por cierto es mucho más antiguo de lo que podría parecer en una primera impresión).

Fruto de este interés, me surgen con frecuencia ideas que me gustaría compartir y experimentar, algo que no siempre es fácil, por lo que he decidido ponerlas en común con todos los internautas, con el objetivo simultáneo de darles eco y de recibir opiniones y comentarios que puedan mejorar y potenciar estas ideas, y de conseguir que se puedan llevar a la práctica, tanto en la Administración para la que trabajo como en cualquier otra.

A %d blogueros les gusta esto: